La Mengambrea

Sexo, UNIX y rocanrol
2006/12/10

El asombroso detector de amor

Vagando por los bajos fondos de la Internet (hey, es un trabajo sucio, pero alguien tiene qué hacerlo), su amigable editor encontró para usted una verdadera joyita: el "detector de amor". Este es un programa que analiza las voces en una conversación y le indica si su interlocutor lo ama, con un lindísimo gráfico de una margarita que se deshoja. Leyó usted bien: el artefacto detecta el amor en el ambiente, ahorrándole esa ardua labor de interpretación de las complicadas señales con que nuestros ancestros tenían que lidiar, en tiempos menos iluminados.

El detector de amor funciona con "tecnología", esa cosa loca que hace andar las interwebs, su tostador y el 12:00 parpadeante en su videocasetera. Puede utilizarlo en una amplia variedad de dispositivos, desde su PC hasta su subportátil y su celular. Utiliza ¡más de 8 mil fórmulas matemáticas para medir hasta 16 parámetros emocionales! ¡Madre de Dios! ¡Esta cosa puede ser aún más compleja que Emacs!

Citando la página del fabricante:
La tecnología SENSE de Nemesysco es la tercera generación de la tecnología para análisis de voz inventada por Amir Liberman en Israel en 1997. Fue originalmente diseñada SÓLO para fines de seguridad. / SENSE de Nemesysco puede detectar si su sujeto está excitado, confundido, estresado, si está divulgando información contra su voluntad, concentrándose, anticipando sus respuestas y mucho más. / La tecnología SENSE es un Análisis de Voz "Poly-Layer", que usa múltiples parámetros obtenidos de cada segmento del habla.
Poly-Layer, note usted, no cualquier cosa. Y ese asunto de la seguridad se refiere a detección de fraudes de seguros y bancarios, investigaciones policiales e incluso antiterrorismo. No crea que esto no es en serio.
SENSE va más profundo y más rápido que cualquier otra tecnología de análisis de voz, y ¡puede incluso detectar el nivel de AMOR que el sujeto siente por usted! / La tecnología de análisis de voz SENSE de Nemesysco es la versión comercial de la avanzada tecnología L.V.A. (Layer Voice Analysis) de nivel de seguridad, adaptada a las necesidades y las situaciones emocionales que cabe esperar que su sujeto se encuentre en el día a día. / A diferencia de otras tecnologías de análisis de voz, SENSE puede analizar diferentes capas en la voz, obteniendo una vista a profundidad del rango de emociones del sujeto. / SENSE/LVA utiliza 129 parámetros vocales para detectar con precisión el estado de mente de su sujeto.
Vaya, eso lo explica todo, ¿no es cierto? Y no hay que permitir el agrio escepticismo de los tecnócratas nos arruine el momento: el sitio contiene incluso una cita de Arthur C. Clarke, la de la tecnología suficientemente avanzada que es indistinguible de la magia (por supuesto). ¡Hasta Sir Arthur recomienda su uso! ¿Dónde está mi tarjeta de crédito?

Este es un buen momento para introducir el anglicismo "snake oil", literalmente "aceite de culebra". El aceite de culebra es un remedio chino tradicional para el dolor en las articulaciones. Efectivo, hasta eso. En el siglo XIX, inmigrantes chinos que trabajaban tendiendo las vías del ferrocarril en Norteamérica mostraron este remedio a los europeos, quienes se dieron a venderlo, aduciéndole propiedades curativas cada vez más exageradas. Las fantásticas alegaciones fueron ridiculizadas por otros comerciantes de medicinas, particularmente de medicinas de patente. En poco tiempo, aceite de culebra se convirtió en un nombre genérico para medicinas anunciadas como panaceas, remedios milagrosos de ingredientes usualmente secretos y, las más veces, inertes e inefectivos.

El "snake oil peddler", merolico vendedor de aceite de culebra, se hizo también una figura popular: el arquetipo del charlatán, el "doctor" itinerante de dudosas credenciales que vende alguna medicina milagrosa con mercadeo bombástico, sustentado con argumentos pseudocientíficos. Para observar versiones actualizadas de este personaje, encienda su televisión en la madrugada y sintonice cualquier canal. Diez pesos contra uno a que caerá en un "infomercial" vendiéndole el juego de cuchillos que jamás pierde el filo, el limpiador milagroso que quita cualquier mancha de sus muebles o, en el caso que nos ocupa, el increíble detector de amor.

Eh bueno, que no se diga que esta experiencia ha sido una completa pérdida de tiempo. La investigación me condujo al descubrimiento de un nuevo verbo (nuevo para mi, esto es): engrupir. Este es un auténtico verbo, bona fide, sancionado por la RAE. Se define como "hacer creer una mentira".

Así pues, si se va a dejar engrupir por Nemesysco, recuerde, aquí tiene un voluntario para probar el aparato. De mil amores le doy mi número de teléfono, para que probemos si es capaz de detectar la incredulidad y (si de plano no puedo controlar mis modales) el sarcasmo y la condescendencia.

Vínculos: Love Detection, Technology Style, en Slashdong; en inglés, vía WFMU's Beware of the Blog. ¿Me quiere o no me quiere?, en Internet Familia; escrito en español y, aparentemente, en serio. Pero no los juzgue con demasiada dureza, que aparentemente incluso el New York Times se tragó la historia de estos charlatanes (más o menos). Love Detector, la página oficial del producto (inglés).

[Imagen superior: "No me quiere", una demostración de una tecnología alternativa para este mismo efecto; probablemente con precisión similar. Fuente: !Lauren's photostream en Flickr. Copyright © 2006 Lauren, algunos derechos reservados. El uso de esta fotografía está permitido bajo los términos de la licencia Attribution-NonCommercial 2.0, como la publica Creative Commons. Imagen inferior: publicidad del ungüento de aceite de culebra "Great Yaquis". ¡Cura instantáneamente todos los dolores, desde un dolor de dientes hasta neuralgia! Fuente: la página del Oregon Blue Book, publicado por el gobierno de ese estado norteamericano (desde 1911). Se presume que esta imagen está en el dominio público.]

Etiquetas:

Enlace permanente   - 21:35 - deje un comentario (hay 5)
Anonymous Fanelian dijo:
Pero... pero si lo dijo el New York Times ¡Debe ser cierto!
Blogger César dijo:
¡Y sale en internet, también! Todo mundo sabe que en internet no dejan poner falsedades. :)
Anonymous Mike dijo:
Ok, ya que César cita cosas sucedidas hace muchos años casi 100, voy a decir algo sin el animo de ofender solo estoy opinando.
No creo tampoco que ya exista algo asi, pero tambien pienso cuando hace no muchos años me dirian que con mi ojo sabrían quien soy, hace mas años sabrian quien soy quienes son mis hijos quienes son mis padres con una exactitud de mas del 90%, les doy el beneficio de la duda, al igual que César me pongo a sus ordenes para probarlo, en serio.
Blogger César dijo:
Uh-oh. Yo sabía que esto iba a hacer olas...

Antes que nada, Mike, gracias por esa nota. Aprecio te hayas tomado el tiempo de darnos tu opinión. Y no te apures: contra lo que podría suponerse, tener una opinión distinta a la mía o la de alguien más no es pecado en este antro :)

(Salvo quizá en temas importantes, como Godzilla, por ejemplo :)

Y también tengo muy presente que las cosas cambian radicalmente con los años, y la tecnología avanza de una manera vertiginosa. De hecho, hay cosas muy fantásticas que yo personalmente creo que se van a dar: por ejemplo, creo muy probable que tú y yo y la gran mayoría de la gente viva este año vamos a vivir unos 200 años más, cuando menos, si no es que no nos morimos...

Dicho todo lo anterior, sin embargo, sinceramente creo que en esto del "detector de amor" no estoy equivocado. Mi artículo quizá parece un juicio apresurado, tal vez demasiado agresivo, pero esto no es por imprudencia o ligereza de mi parte. Todo lo contrario: vi esta nota en WFMU y pensé en hacer un artículo corto y absurdo al respecto, de forma que me puse a averiguar más al respecto. Y luego más y más: leí de polígrafos y "microtemblores musculares", leí de fisiología del estrés. Leí reportes sobre esta tecnología. Al final terminé con mucha más información que la que habría podido poner en un artículo (que ya quedó bastante largo), y con una certeza casi absoluta de que esto es un fraude.

Este aparato, y en general los productos de esta compañía, parecen aplicaciones típicas de "análisis de estrés en la voz", una técnica controversial que pretende asociar el estrés psicológico con variaciones en la modulación de la voz. Así que fui al sitio de la American Polygraph Association, y de ahí a www.voicestress.org, y bajé dos reportes (incluyendo uno gordísimo del National Criminal Justice Reference Service). Por supuesto, no leí todo eso en detalle: mi idea era hacerme una general idea del "state of the art" en este campo. Y me la hice: según entiendo, esta técnica no produce resultados confiables, pero tiene fundamentos científicos y tiene sentido esperar avances en el futuro.

Comparar eso con las fantásticas capacidades del "detector de amor" ya me dio mala espina. Y luego me di cuenta: Nemesysco afirma explícitamente que su "tecnología LVA" no es un análisis de estrés en la voz. Que no mide "microtemblores", ni fluctuaciones de energía en bandas del espectro vocal (otra técnica en uso real), ni nada de eso. En cambio, se afirma que "LVA" usa "análisis espectral de amplio rango y micro-cambios en la forma de onda del habla misma", y "una tecnología patentada y única para detectar 'huellas digitales de actividad cerebral' usando la voz como un 'medio' hacia el cerebro y [que] analiza la estructura emocional completa del sujeto".

Eso no dice absolutamente nada. Es "techno-babbling". Por supuesto, no cabe esperar más en un sitio de mercadeo de un producto, pero no hay nada más que eso disponible al público. La literatura estándar no es aplicable, porque según esto la tecnología es distinta. Y no hay ninguna referencia a artículos o reportes que la expliquen, y no podemos conducir experimentos controlados, ni verificar la ciencia detrás de esas afirmaciones, porque la implementación es un "secreto comercial". Se dice que esto está "patentado", pero ¿dónde está la patente para leerla? Nemesysco habla de sus muchas "ecuaciones" y "fórmulas", pero, en esencia, debemos aceptar sus historias en un acto de fe. Eso me hizo pasar de "mala espina" a "altamente sospechoso".

El "detector de amor", en cualquier caso, es un juguete, ¿no? ¿Quién le exije rigor científico a los fabricantes de la Ouija? Pero los otros productos de esta compañía son mucho más serios. Son dispositivos dirigidos a aplicaciones en las que una equivocación puede discriminar a una persona, incluso enviarla a la cárcel. Y, sin embargo, las cualidades milagrosas del "security access control & anti-terror GK1", del "fraud prevention & risk management RA5", y del "SCA1 intelligence tool" son más o menos las mismas que las del detector de amor: se afirma, con impresionante confianza, que estos sistemas detectan las emociones y las "intenciones" de las personas. Ese dispositivo "antiterrorista", por ejemplo, "detecta intenciones criminales en menos de 60 segundos". Mientras tanto, en el mundo real, donde los científicos hacen "peer review" y las teorías se verifican experimentalmente, el análisis de voz no se acerca siquiera a la precisión del polígrafo (que ya en sí es cuestionable).

El que esta compañía pueda siquiera ofrecer productos como esos en el mercado, sin pasar pruebas controladas ni observar regulaciones, me parece atroz. Escalofriante. Si fueran una empresa farmacéutica, esto sería absolutamente ilegal.

De forma que, respetuosamente, no puedo conceder ningún beneficio de la duda: esto es una estafa, y la gente involucrada es, cuando menos, irresponsable. Y, en mi opinión personal, son más que eso. Son, como digo, charlatanes.

(Me recuerdan un poco a un Michael Anderer y su "análisis espectral" para detectar plagiarismo en el código fuente de cualquier software. Fraude mayúsculo, igual... pero esa es otra historia.)
Anonymous Anónimo dijo:
MI BUEN DIOS!!!!!! NO SOLO CREASTE TIPOS TONTOS E INCLUTOS COMO EL CESAR.......LLAMAS CHARLATANES A ISRAELIES LIDERES DE LA TECNOLOGIA MUNDIAL? SI NO SABES NADA DEL TEMA,CREO QUE DEBERIAS ABSTENERTE DE HACER COMENTARIOS, PORQUE NO VES MEJOR TELENOVELAS?????
Haga clic aquí para dejar un comentario
Crear un vínculo
g