La Mengambrea

Sexo, UNIX y rocanrol
2006/03/20

La Primavera II: La venganza

Buen día, mi estimadísimo o estimadísima, como prefiera. He aquí mi reporte de actividades para el fin de semana pasado.

Contraviniendo las órdenes de la ley llevamos a la niña al cine por primera vez en su vida. Que quede asentado en el acta que la primer película que vio en la pantalla grande fue La marcha de los pingüinos (La marche de l'empereur, 2005, d. Luc Jacquet). Vivalinux! reporta que este documental recaudó más dinero en las salas de cine que La guerra de los mundos (2005, Tom Crusli y Dakota Fanning, d. Spielberg). Esto me hace recobrar fe en la humanidad. Oh, sigue siendo lamentable que ese detalle, la cantidad de dinero recaudado en taquilla, sea probablemente la única razón por la cual pudimos ir a verla a un cine—pero no estoy de humor para quejarme. Vaya a verla, es buena. A menos que la antropomorfización de aves esfenisciformes le sea algo realmente duro de tragar.

Volvimos a ir a la Primavera. Esto no estaba en los planes, pero la banda nos invitó a ir de día de campo, y decidimos que un lugar con agua corriente siempre es mejor que una planicie árida. Para evitar que se sobresature con imágenes de este lugar, hoy decidí ilustrar para usted el trayecto, más que el destino.



Equus asinus. Burro doméstico, pues. Las dos imágenes arriba fueron capturadas a pocos minutos una de la otra, pero esta es toda la relación entre ellas. Las locaciones eran completamente distintas y los especímenes, fuera de un cierto aire de familia, no tenían ninguna relación evidente uno con el otro.


Bienvenido al salvaje mundo de las afueras de Guadalajara. Donde la naturaleza, con puño inexorable, reclama el territorio perdido a la civilización.

Esto es un árbol.


Y esto, no.


Finalmente, lo dejo con el ingeniero Carlos y su receta para consumir absenta en una forma tradicional. La tradición lo es todo.


¡Salud!

Vínculos: Artículo sobre La marcha de los pingüinos, en Vivalinux!; entrada en la IMDb (inglés). Artículo sobre la absenta, en Excesomedia. Artículo sobre el bosque de la primavera, en La Mengambrea (para que sepa de qué estoy hablando).

[Foto superior: coloquio entre pingüinos. Se cree que se les escuchó decir "¡awk!" Fuente: alisdair's photostream en Flickr (parte de su colección Edinburgh Zoo). Copyright © 2005 Alisdair McDiarmid, algunos derechos reservados. El uso de esta fotografía está permitido bajo los términos de la licencia Attribution publicada por Creative Commons. Resto de las fotos: Jalisco, México, a través de la lente de su amigable editor y familia. Las condiciones de uso son las mismas que para el resto de este sitio (vea nota al pie de la página).]

Etiquetas:

Enlace permanente   - 16:56 - deje un comentario (hay 2)
Blogger Herel dijo:
Despues de ver un burro invadiendo la carretera por un lugar indebido (debería haber usado el paso de cebra), y el coche-carro-auto de Mad Max descansando panzarriba tras el holocausto (quedó así después de cochar contra un burro que cruzaba por un lugar indebido), los pingüinos tampoco desentonaban mucho en las afueras de Guadalajara... turistas de la Patagonia.
Blogger César dijo:
Estos rumbos tienen un cierto aire post-apocalíptico, en efecto, cuando se ven desde el ángulo apropiado. Las calaveras de vacas y equinos semienterradas en el desierto, por ejemplo.

Un día me daré a la tarea de buscar una calavera de pingüino en el desierto. Mad Max ya podría retorcerse de la envidia, después de eso.

Me pregunto si la Antártida les resultaría un lugar atractivo para turistear, a los burros...
Haga clic aquí para dejar un comentario
Crear un vínculo
g