La Mengambrea

Sexo, UNIX y rocanrol
2007/02/18

Pícate la cola, Darl McBride

Estoy a punto de ponerme a escribir sobre un tema aburrido, que probablemente no le va a interesar en lo absoluto. Está a tiempo de cambiar de canal justo ahora (sugerencias en la barra lateral). Lasciate ogni speranza voi ch'entrate, y todo eso. Hey, es domingo, no tengo otra cosa en la mente… y ultimadamente este es mi blog y esto me interesa horrores, incluso si a nadie más le importa.

Er… Chale conmigo. Disculpe la hostilidad. Fíjese, desde el viernes ando peleando con todo mundo. Ni idea de qué mosca me picó; ando en mis días, probablemente. Pero mire, en la semana esto se va a poner bueno, con murciélagos gigantes, OVNIs con chupacabras y todo lo que salga. Hoy déjeme ser.

Pues verá usted, esta es una historia muy larga y casi no sé por dónde empezar.

Yo no uso Windows ni Macintosh. Yo uso Linux (GNU/Linux, si hay qué ser pedante). Este es un sistema operativo similar a Unix, un sistema desarrollado en AT&T durante los años 60 y 70. Y ahora que lo pienso, si alguna vez ha notado que este blog es "rarito", diferente de alguna manera a la mayoría de los (excelentes) blogs que hoy en día se ven en la Internet, pues quizá tenga qué ver con esto, que se edita todos los días con tecnología de los sesenta. Groovy.

Claro, hoy Unix es muy sexy: recuérdeme mostrarle un día mi "desktop" tridimensional animado, que no sirve para nada pero es bien impresionante. Pero en el fondo, esas ventanitas negras que siempre flotan entre los íconos y menús y toda mi parafernalia gráfica, esos "shells" que uso todo el tiempo para conversar con la máquina de cosas serias, no son otra cosa que teletipos glorificados. Interfaces de usuario diseñadas mucho antes de que yo naciera, perfeccionadas hace al menos cuarenta años…

Pero me estoy yendo por una tangente. No quiero a hablarle de Unix, eso será algún otro fin de semana. Quiero hablarle de Linux. Y más que de Linux, de héroes y villanos, pero debo empezar por Linux.

Linux es un sistema operativo especial en muchos sentidos. Uno importante es que es "software libre", lo cual en esencia quiere decir que es desarrollado por cientos de ociosos alrededor del mundo, por puro amor al arte, y que cualquier persona puede obtenerlo sin costo, usarlo, distribuirlo e incluso modificarlo, si le da la gana. Es poderoso, flexible, seguro y, como le digo, absolutamente gratuito. Y no sólo Linux: todos los programas que uso para trabajar, divertirme y, sí, también para preparar este blog, todo eso es libre: jueguitos estúpidos, herramientas de desarrollo, aplicaciones de oficina, gráficos, música, video, incluso complicadas simulaciones de dinámica… todo libre, gratuito y legal. No hay un programa instalado ilegalmente en ninguno de mis equipos, y mire que hace diez años que no compro software. Mis necesidades están cubiertas por programadores de todo el mundo que, en sus ratos libres, por diversión o fama o altruísmo, o vaya usted a saber porqué, se sientan a escribir software libre. Es realmente notable, si se sienta uno a pensarlo.

Las primeras líneas de código en Linux fueron escritas por un tío llamado Linus Torvalds, en Finlandia, en 1993. Desde entonces, ha crecido horrores. Hoy es el sistema operativo de la supercomputadora más potente del mundo (y de la gran mayoría de las 500 más potentes, de hecho). Lo usa Google para entregarle los resultados de sus búsquedas, y Blogger para permitirnos jugar al escritor, y cientos de miles de los sitios más populares en la Internet. Se usa en experimentos científicos en el transbordador espacial, controla las maniobras de anclaje en la Estación Espacial Internacional, controla tráfico aéreo, robots, líneas de producción. Yo lo he usado para desarrollar software financiero aquí en México: si vive usted en esta parte del mundo, es muy posible que haya movido sus dineros en un sistema popular de banca electrónica. De hecho, es muy posible que para el 2008 su propia PC use Linux (si está usted dentro del 7% de la gente que se estima migrará a Linux para ese año; quizá más, si la nueva versión de Windows es tan mala como parece). Y es muy posible que este mismo año yo me compre un teléfono celular con Linux, nomás para tener la colección completa.

Miel sobre hojuelas, pues, para Linux. El proyecto de dominación mundial marcha viento en popa. Y de hecho, todo lo que le voy a platicar enseguida no ha tenido ningún efecto apreciable en la proliferación de Linux, aún si es la telenovela o culebrón favorito de mucha gente técnica.

A principios del 2003, una firma que entonces se hacía llamar "Caldera" y hoy se llama "The SCO Group", escandalizó al mundo (es decir, al pequeño segmento del mundo al que le interesan estas cosas), alegando que Linux es una "derivación no autorizada de Unix", que código propietario había sido "incorporado ilegalmente" y que iban a empezar a exigir dinero a la gente por usar Linux. Y, para que se viera que iba en serio, de entrada demandaron a IBM por 3 mil millones de dólares. Nada menos.

Como se podrá imaginar, esto fue todo un shock, especialmente para gente que sabe cómo se desarrolla Linux. Para quienes hemos observado el proceso en vivo, como ocurre todos los días (en kernel.org, si le interesa), la pregunta era ¿cómo puede ser posible? Si hemos estado viéndolo crecer, hemos presenciado cómo se agrega cada pieza, cómo se reportan y se resuelven los bugs… ¿en qué momento puede haber entrado código "ilegal", sin que nadie lo haya visto? La principal preocupación era saber, a la brevedad posible, exáctamente cuáles eran las partes "ilegales", para extirparlas y reescribirlas o hacer algo al respecto.

Pero SCO se negó a decir cuáles eran esas partes. A la fecha no le han dicho a nadie, a pesar de que jueces les han ordenado justo eso, en repetidas ocasiones: especificar con detalle cuáles son las partes "ilegales" en Linux. En agosto del 2003, en una presentación pública, SCO mostró algo del código "ilegal". En menos de 24 horas el código fue identificado: programas ancestrales en el dominio público desde 1979; y alterados, por si fuera poco, para que parecieran más un "plagio". Todos nos burlamos, claro, pero eso no hizo mella en la determinación de SCO. Si acaso lo contrario: las historias se hicieron cada vez más extravagantes. SCO envió una "carta" al congreso estadounidense alegando que la GPL (la licencia bajo la cuál se distribuye Linux) es "anticonstitucional", comparó a usuarios de Linux con terroristas (neto), demandó a otras compañías, incluyendo a Novell y a Chrysler… sí, los fabricantes de coches. Le confieso que estuve así de comprarme un PT Cruiser, cuando eso pasó.

Y es que, como mucha gente, he terminado odiando visceralmente a SCO. Y aquí le ruego tener en cuenta que esto no es sobre software ni Linux ni nada como eso. Le aseguro que no lo es: si un día Memo Gates cayera en mi oficina, le juro que le rogaría que me dejara comprarle dos cervezas y platicar un rato con él. No, esto una cuestión de decencia básica. Esta gente ha estado insultando, atacando, pretendiendo robar a personas que están regalando al mundo su trabajo, que efectivamente están cambiando al mundo para bien. Eso es, guardando las proporciones por supuesto, como pretender asaltar a la Madre Teresa.

En fin. Pronto fue obvio, para cualquiera que se tomara la molestia de rascar tan solo un poco, que el "caso" SCO es un embuste; pero las proporciones exactas de este embuste aún se están descubriendo. En su momento, las acciones de SCO subieron veinte veces su valor y la mayoría de los directivos de la firma se dedicaron a vender las suyas, ganándose un buen dinero. Un fraude bursátil no suena descabellado en absoluto. Alguien más "invirtió" 50 millones de dólares en la firma, y mucho más adelante se halló evidencia circunstancial muy sólida implicando a Microsoft. De hecho, todo esto me lo podría explicar como una estratagema de Microsoft para desprestigiar a su competencia, si no fuera por un detalle terriblemente trágico: dos personas han perdido la vida ya, ambos misteriosos "suicidios" en circunstancias demasiado cercanas a un tal Ralph Yarro, uno de los personajes importantes de SCO. No me puedo imaginar a Microsoft involucrado en algo como eso, más que como beneficiario oportunista.

Finalmente me estoy acercando a lo que quería contarle en un principio. Verá usted, desde que este drama inició, muchas personas alrededor del mundo lo hemos seguido con interés. Si alguna vez se ha preguntado porqué en la barra lateral de este sitio figuran enlaces a sitios financieros (Yahoo! Finance e Investor Village), pues ahora lo sabe: en ellos se discuten todos los días los tejes y manejes del caso SCO. Por cuatro años ya, como toda la gente que frecuenta esos foros, he leído las novedades casi todos los días. He estudiado la mayoría de los documentos legales que se han hecho públicos (cientos de ellos, largos, densos, horribles). Me he pasado noches en vela haciendo arqueología informática en relación con esto. Darl McBride, el director de SCO, y sus secuaces, me han hecho hervir la sangre más de una vez; aunque con más frecuencia me dejan anonadado, con la boca abierta, cada vez que demuestran hasta dónde puede llegar un truhán sin un ápice de decencia.

Por cierto, si usted me ha leído antes, quizá sabe qué pasa conmigo cuando exploto de indignación. Me ha pasado con esta gente, pero note que este artículo no es una colorida explosión de palabrotas e improperios. Eso no quiere decir que aborrezca a SCO menos que a la industria discográfica y fílmica, es sólo que estos días ya me causan más asco que indignación u otro sentimiento más energético. En la escala de gente que aborrezco, McBride y sus secuaces están por encima de la RIAA, SGAE y esas cosas. Están al nivel de los funcionarios y políticos corruptos, el cancer de nuestra sociedad; de hecho, por encima de ellos ya sólo hay mega-villanos, del calibre de los Bin Ladens y Bushes del mundo.

Pero ya estoy divagando otra vez. Le prometo que ya termino.

Casi desde que comenzó el pleito legal de SCO contra IBM, la gente interesada en esto se ha reunido en un blog, Groklaw, el cual es editado por una "paralegal"; esto es, una mujer que se dedica a esa profesión, que viene siendo a un abogado lo que un paramédico a un médico. Esta señora se hace llamar Pamela Jones, "PJ", aunque nadie sabe si esto es un seudónimo. Ha escrito cientos de artículos relacionados con el proceso legal de SCO, todos densos y bastante técnicos: esta mujer analiza cada movimiento de SCO de una manera exhaustiva, obsesiva. Y sus lectores devoramos sus textos de igual forma.

PJ es una celebridad en el medio, pero su vida personal la guarda con un celo efectivamente paranoico; lo cual no es mala idea, considerando a los bandidos que exhibe todos los días. Esos patanes de SCO alguna vez enviaron a una Maureen O'Gara, una horrenda arpía que se dice "reportera", a hostigarla a su propia casa y a publicar luego su dirección, detalles sobre su familia y cualquier dato sensacionalista que obtuviera. No obtuvo mucho, afortunadamente: lo más que consiguió esa vez fue a "acusarla" de ser Testigo de Jehová. A ese nivel, sí. No es realmente ninguna sorpresa que la Internet no contenga ni siquiera una fotografía de PJ.

Pues bien, PJ está desaparecida desde hace ya dos semanas. No "desaparecida" en un sentido policíaco (espero), es sólo que anunció que se iba a tomar un descanso por motivos de salud, y desde entonces no ha escrito nada en Groklaw. Y el martes pasado se reportó que SCO la está buscando, de nuevo, porque la requiere para una "deposición", un procedimiento legal en el que una persona es sometida a un interrogatorio por los abogados de las partes en un pleito, sin un juez presente para restringir a los inquisidores (he leído transcripciones de muchas deposiciones y le aseguro que son muy desagradables). Se ha citado al infeliz McBride diciendo: "Pamela, por favor llámame. Sólo queremos platicar."

Interrogar a PJ es absurdo, se lo aseguro, pero esta gente no se detiene por nada. Creo que es bastante obvio que PJ está ocultándose para evitar la "deposición", y no la culpo; realmente quisiera poder hacer algo por ella.

Por eso decidí escribir esto. Este pequeño drama probablemente no es muy conocido en el mundo de habla hispana, pero si usted no sabía, ahora ya sabe. Y quizá eso sirva de algo, alguna vez. No le prometo que lo mantendré informado, porque el tema es, como empecé diciéndole, tedioso; pero sepa que buena parte de mi atención está ahí. La próxima vez que escriba de esto espero que sea para anunciar que SCO finalmente ha sido destruído, y que ese puto del McBride ya está en la cárcel (difícil, sí, pero a veces el karma sí funciona y la vida se hace justa).

Oiga, y si un día se encuentra en una posición de fastidiar a SCO, no sé, si un día le llega un representante a venderle algo o lo que sea, y usted lo manda al demonio… por favor cuénteme. Le prometo que se lo agradeceré inmensamente. De menos le invitaré una cena.


Vínculos: Uf, mil. Groklaw, por supuesto. El foro SCOX en Investor Village. SCOfacts, de Al Petrofsky. SCO News Roundup, de atul666. El SCO Controversy Timeline, de Linux Online!, que presenta el episodio completo en orden cronológico, muy resumido (y vea que incluso así de resumido, es larguísimo). Bono: Where is PJ?, el blog. Todo eso en inglés. Vea "Caldera" en Barrapunto para información en español.

[Créditos de ilustraciones, de arriba a abajo. Teletipos, fuente: Neil Rickards' photostream en Flickr (parte de su colección Kelvedon Hatch), copyright © 2006 Neil Rickards, algunos derechos reservados, el uso de esta fotografía está permitido bajo los términos de la licencia Attribution 2.0. Tux, la mascota de Linux, dibujo original de Larry Ewing, uso permitido para cualquier propósito. El transbordador espacial Discovery aproximándose a la Estación Espacial Internacional durante la misión STS-105 (agosto del 2001), cortesía de la NASA, vea la página de esta fotografía y sus políticas de uso. Parrilla frontal y emblema de un sexy Chrysler PT Cruiser, fuente: la femme jen's photostream en Flickr, copyright © 2005 Jen, algunos derechos reservados, el uso de esta fotografía está permitido bajo los términos de la licencia Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.0. Nota de AP en el diario The Oregonian, implicando a Microsoft en el caso SCO, fuente: atul666's photostream en Flickr, copyright © 2005 atul666, algunos derechos reservados, el uso de esta fotografía está permitido bajo los términos de la licencia Attribution-ShareAlike 2.0. Caricatura de PJ de Groklaw, dibujada por el magistral J.D. "Illiad" Frazer (del excelente comic User Friendly), copyright © 2005 Pamela Jones, presumiblemente publicada bajo la licencia Attribution-NonCommercial 2.0. Papel higiénico SCO… y no, no es mío, a mi me daría asco usar esa cosa, fuente: la Uncyclopedia, siga el vínculo para términos de uso (no, aún no le pido permiso a mi mamá, pero estoy en eso). Licencias por Creative Commons, salvo donde se indica. Coma frutas y verduras.]

Etiquetas: ,

Enlace permanente   - 21:17 - deje un comentario (hay 8)
Blogger pichuneke dijo:
Muy interesante, como siempre.

Ahora tendrás que decir que fue de PJ :-D

Un saludo de Egocentrico.
Blogger Crater dijo:
Wow, que relajito. Lo que se llega a hacer por combatir a la competencia... quien sabe

si, ya nos contaras que paso con PJ
Blogger Zereth dijo:
Caray, para dramas éstos y no bromas como las de la tele.


Mmm hace un tiempo usaba linux, jaja no tengo ni idea, pero mi hermano es fan de ello, la verdad como usuaria a mi me gustaba. Y no dudaría ni tantito que Memo Gates estuviera financiando la desacreditación de la compentencia.

Soy parte de tu público cautivo que leerá con gusto noticias sobre PJ.
Blogger César dijo:
Dios. ¿Quieren decir que leyeron todo eso? Realmente son la neta, ustedes :)

Es buenísimo verte, pichuneke. Cada vez que te veo pienso que podrías estar un poquito más cerca de recobrar las ganas de bloguear de tonterías, además de esas cosas serias que escribes ahora... je, no quito el dedo del renglón, ¿verdad? Nah, sin presiones, por supuesto. Ya ocurrirá de forma natural :P

Crater, sí, a veces uno se entera de cosas muy gachas. Hoy IBM son mis héroes, sí, por su rol en esto... pero hace unos años eran unos verdaderos malditos.

Y Zereth, gracias. Y pues mira, yo siempre trato de ver la vida con optimismo, creer en la gente y todo eso... es sólo que hay veces en que te lo ponen muuy difícil.

Saludos a todos. La chamba está pesada hoy, así que lapróxima actualización tendrá qué esperar hasta bien entrada la noche, pero ya está en el horno preparándose. Y sí, comentaré cuando se sepa algo de Pamela.
Blogger jobu dijo:
¿Ya se acabado el artículo?¿Y el vozka o el ron?Ja, ja. Es broma. Con tu introducción me tenías asustado y he tardado en coger ánimo para leerlo.
El artículo esta genial, una crítica estupenda y audaz.
Si es verdad que uso wxp, pero por perrería de no cambiar, pero me da que empieza la era Linux y windows le está ayudando con el vista. Yo conozco a gente que lo usa y está contenta con el, incluso hace unos años conocí a un desarrollador de linux que ya en 1999 hablaba maravillas de su futuro.
Un día de estos me animaré a cambiar.
Gracias. Un saludo.
Blogger César dijo:
Sí, bueno... es que realmente no pensé que le fuera a interesar a nadie :)

Gracias, Jobu. Y mira, yo realmente no quisiera que Windows desapareciera por completo... me gusta la diversidad. O no me gustan las monoculturas, más bien: tanto en informática como en biología, son bastante dañinas. De ahí lo fuerte que pega cada gusano que le sale al Windows.

Pero esos Microsoftos no ayudan a preservar sus genes cibernéticos, caray. Si hubiera premio Darwin para software, Windows Vista seguro sería un buen candidato :)
Blogger Herel dijo:
Tan aburrido que me ha resultado interesantísimo, y me has contagiado la indignación: SCO tiene la misma moral que la SGAE y demás.

De todas formas, lo único que necesita Linux para barrer a Windows es que se desarrolle software técnico profesional para él. Lo único... como si fuera poco. El software no gratuito seguirá siendo desarrollado para la plataforma mayoritaria, - obviamente, igual que los comercios se ubican en las calles más transitadas y no en los callejones por donde nadie cae- y quienes necesitan esos programas para trabajar... digamos que da pereza tener que reiniciar para cambiar de SO dependiendo de los que quieras hacer con el ordenador.
Blogger César dijo:
Gracias, Herel, se aprecia.

Y sí, eso hace falta en Linux, aunque cada vez menos (realmente no es difícil escribir el software portable, para que funcione en Windows y Linux y lo que sea; amarrarlo a Windows es sólo cuestión de costumbre). También falta hacer a Linux más fácil de usar para un novato, aunque eso prácticamente ya está conseguido. Y también que puedas comprar PCs con Linux preinstalado, porque vaya, ¿quién le cambia el sistema operativo a su máquina, más que un nerd insufrible?

Pero todo eso se está dando rápido. Te digo, Microsoft me está empezando a preocupar. No parece que estén viendo hacia dónde se mueve el mundo...
Haga clic aquí para dejar un comentario
Crear un vínculo
g