La Mengambrea

Sexo, UNIX y rocanrol
2007/01/07

Hola, mi nombre es Íñigo Montoya...

Buen día. Regresando al aire, desde Guadalajara, México, casi repuesto de las fiestas de diciembre en Chiapas. Este es un breve y no muy coherente reporte de actividades. Es la hora, usted disculpe.

Y ya que comencé con las disculpas, vea usted: realmente pretendía hacer un viaje excitante, lleno de aventuras y lugares exóticos, y luego traerle cientos de fotos de cascadas y selva exuberante y esas cosas. Lamentablemente, eso tendrá que esperar al verano. Como se dieron las cosas, realmente no hubo oportunidad de explorar nada.1



Pasamos por la Ciudad de México, naturalmente. Vimos ardillas en Coyoacán. Les dimos de comer y luego nos enteramos de que ya no está bien visto alimentarlas. Quizá hay demasiadas, o están muy gordas o algo.


Las autopistas fueron lo más desesperante de todo el viaje. Evidentemente, a todo mundo se le ocurrió ir a visitar familia a otros estados: cada caseta de peaje era una fila de media hora, a veces una hora completa. Y en los casi 900 kilómetros entre la Ciudad de México y Tuxtla Gutiérrez hay muchas casetas. Ahora tengo pesadillas cuya trama escalofriante es tener que pasar de nuevo por Puebla.2

En Tuxtla Gutiérrez visitamos, para variar, el zoológico. La foto azul, abajo, es un tlacuache (zarigüeya, Didelphis marsupialis). Está al centro, sobre el árbol, siga la cola pelona. No es una foto terriblemente interesante, yo sé; pero considerando la exposición de 5 segundos, sin tripié, tiene cierto mérito. Enseguida, iguana montruosa de metro y medio de largo. Me encantan esos animales.



Visitamos también el Museo de Ciencia y Tecnología de Chiapas. Por alguna razón no permiten fotografiar las exhibiciones, de forma que no le puedo mostrar nada. Y ya que me estoy quejando: no me quisieron vender un refresco porque la tienda "ya había cortado", lo que eso quiera decir. Pero bueno, el museo es bonito, si ese es su tipo de cosa. Es la mía, ciertamente.

Me casé con Alina, también, el día 28. Si se está preguntando si esto es en serio, que luego nunca se sabe conmigo, y más siendo ese el "día de los inocentes": es más en serio que un muerto. Hubo juez, documentos legales y concurrida celebración.


Originalmente habíamos planeado hacer de esto una cosa simple: firmar y luego ir a cenar a algún lugar bonito y llamar a eso un día completo. Como se dieron las cosas, pues vea, incluso estoy contándole aquí. Este sitio recibe unos cien visitantes diarios, cuando no estamos enlazados desde algún sitio popular. Pero, para el número de personas que movilizamos con nuestras ocurrencias, creo que involucrar otros cien al día no hará mucha diferencia.3

Se celebró también la Navidad y el "año nuevo", claro. Y todos los días comimos en exceso: quedamos grotescamente esféricos. Hice más fotos del Cañón del Sumidero, otro día se las muestro. Fuimos a San Cristóbal.


El viaje de regreso a la Ciudad de México fue de sólo 10 horas, y el segundo tramo, a Guadalajara, de 6. Llegamos antier, molidos.

Hoy hubo otra celebración familiar. Luego mi hija y yo nos fuimos a jugar a un parque, y luego pasamos a un centro comercial a hacer tiempo. Compramos películas: ella se hizo con "Cars", y su amigable editor con esto:


The Princess Bride, nada menos: joya magnificente de la cinematografía del siglo pasado.4 Y vea la etiqueta con el precio: $44 MXP. Esto es: cuatro dólares, o tres euros.

De manera que esto es 2007: el inicio de una era surrealista, absurda, en que se puede comprar gemas como The Princess Bride por 44 pesos, pero hay qué soltar 69 por (horror) Vanilla Sky. O ¡153 por Ojos Bien Cerrados!

Un mundo demencial, pues. ¿Dónde iremos a parar? Quién sabe, pero desde ahí seguiremos reportando.

Y ahora, si me diculpa, debo dormir un rato. Feliz año, por supuesto. Nos leemos el lunes.

1 El año pasado hice el mismo viaje, y los reportes son marginalmente más completos que este. Vea los archivos de diciembre y enero de hace un año. Es de lo primero que escribí aquí.
2 Nada personal, Zereth :)
3 Por supuesto, la presencia de familia y amigos fue algo estupendo, nadie se sienta menospreciado. Realmente fuimos muy felices de que pudieran acompañarnos. Sólo me asombra aún la afluencia de humanidad a nuestro evento "discreto".
4 Naturalmente, quizá quiera pensar dos veces antes de tomar sugerencias fílmicas del editor de La Mengambrea. Particularmente si es usted el tipo de persona capaz de disfrutar Vanilla Sky u Ojos Bien Cerrados.

Etiquetas: ,

Enlace permanente   - 04:53 - deje un comentario (hay 2)
Blogger Herel dijo:
¡Anda, un bicho palo!, se le olvidó coger unas cuantas hojas para camuflarse mejor.

En tu lugar, para otro año, me replanteaba la hora de salida para recorrer los tramos de los peajes, o los conflictivos, de madrugada. O al menos prefiero trasnochar y circular sin problemas, a ir de "trancón" en "trancón" detrás del camión ese :D.
Blogger César dijo:
El animal estaba inicialmente sobre un árbol, y no le faltaba camuflaje: era todo un reto verlo. Pero luego el pequeño hooligan que lo sostiene en la foto (un crío que conocimos en ese lugar, un restorán en San Cristóbal) lo bajó del árbol para mostrarlo a quien se acercara.

Y de tu sugerencia: es sin duda la opción más razonable. La próxima vez se hará de esa manera.

Bueno... un inconveniente es mi astigmatismo: con todo y las gafas puestas, por la noche, todas las luces intensas me pintan cuatro rayos de luz, como estrellas...

Es bonito, hasta eso :)

Pero claro, no es la cosa más conveniente en la carretera. Quizá optaré por unas gafas oscuras, a la Blues Brothers...
Haga clic aquí para dejar un comentario
Crear un vínculo
g